Entradas

Perderme o perderte

Para una mejor experiencia, escuchar:
https://youtu.be/Zj_yL1Od6rk

Las noches de tormenta
me recuerdan a ti.
No para de llover.
No paro de querer salir.

Abrazarte
era un lugar seguro,
                            era casa,
                                       era paz,
era cada uno se queda con lo suyo,
yo con mi corazón y tú con el tuyo.

Qué bonito error.

Nunca supe diferenciar
dónde acababas tú
y donde empezaba yo.

Perdí mi límites,
mis principios,
mi miedo a quererte.

Lo perdí todo,
incluso a ti.
O quizá
tú me perdiste a mí.

No lo sé.

Eras o yo
y no quería tener razón.

Por eso las noches de tormenta
me recuerdan a ti.

Quieres volver
y sin embargo
yo no paro de llover.

Quédate

Para tener una mejor experiencia, escuchar esta canción al leer:
https://youtu.be/X8fprSH8Eik

Nuestra felicidad está
en las personas que queremos y que nos quieren. No siempre una cosa va acompañada de la otra.  Muchas veces todo depende  de ese quédateque se nos  atasca en la garganta. 
Qué poco duramos las personas             cuando no se abre el paracaídas. Como si la hostia fuera a ser menos por cerrar los ojos.  Tenemos tantas cosas que decirnos que no nos decimos  nada. Me eché un montón de veces por no echarte a ti, y ahora sangro versos porque te has ido. 
Ahora escribo tu nombre  en el vaho de los cristales, para que desaparezcas. 
Y no vuelvas. 

Sí, lo digo con letra pequeña
por si algún día te apetece
volverme a desangrar. 

Ojalá.

Un cumpleaños feliz

Me gustaría no tener que escribirte esto, si no poder decírtelo a la cara. O no, quien sabe, a lo mejor no hace falta hablar. Darte un abrazo, o dos, tres besos, o los que hicieran falta. Sé que lo sabes, pero te quiero, nunca me voy a cansar de decírtelo. No sé si te das cuenta pero tienes el súper poder de alegrarme el día. Aunque haya sido un mal momento siempre has sabido cómo hacerme sentir mejor. Para mí eres un ejemplo de fuerza de voluntad, por todo lo que has vivido y me has enseñado. Para mí no eres solo mi padre, eres alguien que sé que pase lo que pase y haga lo que haga va a estar ahí para mí. Al fin y al cabo, yo te voy a cuidar cuando seas viejito así que tienes que caerme bien. Así que en resumen, por y a pesar de todo, eres el hombre de mi vida.

Llamada perdida

A estas horas de la noche todo parece mucho más claro. Ahora me gustaría decirte tantas cosas... y quizá lo haga, no lo sé. En este momento me da igual todo, solo necesito que me escuches. Pero mañana, ¿qué ocurrirá? Nadie lo sabe. Cojo el móvil como si hubiera decidido algo. Lo desbloqueo. Lo voy a hacer, te voy a llamar y esta vez va a ser la buena. Marco tu número. Porque sí, me lo sé de memoria. Lo borré de la agenda en un arrebato de frustración, ¿pero cómo borrarlo de mi mente? Mi dedo está rozando la pantalla apunto de pulsar el botón de llamada. Suspiro, miro la hora y vuelvo a suspirar. No me vas a coger. Aún así te llamo. Un pitido, dos pitidos, tres pitidos... Buzón de voz. No has contestado. ¿Me sorprende? No. Últimamente no hablamos mucho. Espero a poder dejarte un mensaje de voz. Cuando suena el pitido sé que debería decirte todo lo que me he repetido tantas veces. Es mi momento, por alguna razón sé que cuando puedas lo escucharás. Pero no sé que decir. No hay palabras a…

Ojalá

Prometo tener más tiempo para ti. No como esos días en los que tener que preocuparme por alguien era una obligación. Ahora todo parece muy distinto. Los atardeceres son eternos, no porque el sol no termine de irse nunca sino porque yo he decidido que quiero vivir en un arrebol. Ojalá tú quieras lo mismo... pero si decides estar en desacuerdo, el alba también es un buen momento del día. Te quedarías embelesado por la aurora cada vez que pasearas por la playa con el rompeolas de fondo. También es un buen paisaje. Quizá sea un comentario superfluo; pero ojalá elijas los mismos días que yo para ser feliz. No me vale un ademán de sonrisa, ya hemos tenido muchos. La melancolía ya no nos debe ser suficiente. Aún recuerdo la elocuencia de tus palabras nocturnas, esas que me obligaron a despertarme de un sonambulismo eterno. Tú despertaste mis ganas de ser quien soy. Tienes que ser tan feliz como yo. Y si te preguntas en qué consiste la felicidad; se trata de expresar momentos evanescentes en …

Como en casa

Me encanta hablar pero mis momentos preferidos son cuando no lo hacemos. Cuando no hacen falta palabras para describir ese momento, cuando no son suficientes... ¿porque cómo puedes definir las cosas esenciales de la vida? El olor a café por las mañanas, el color amarillo, las personas que quieres... No puedes, simplemente las necesitas y ya. Soy fiel creyente de que cuando uno lo precisa, debe hablar. Sin embargo, la sensación de saber que no necesitas hacerlo para que ese alguien te entienda... es maravilloso. Por una parte da miedo pensar que hay alguna persona por ahí en el mundo que te puede llegar a conocer incluso más que tú mismo o descubrir esos secretos que nunca pensaste que contarías. Asusta pero todos queremos algo así. Va en nosotros, porque da igual el momento, el lugar y el por qué, nos hace sentir como en casa.

Los minutos perdidos

Todas las noches cuando me escondo bajo las mantas de mi cama siento que es el único momento del día que es verdaderamente mío. Desde que me levanto hasta que me acuesto, estoy haciendo cosas que no son para mí, estoy invirtiendo mi tiempo en algo que no es mío. ¿Quién me va a devolver ese tiempo? Nadie, porque todos cuidan del suyo. He llegado a un punto de mi vida en el que da miedo mirar atrás pero también hacia delante. Solo tengo el presente y siento que se me va. Paso la mayor parte de mi vida corriendo de un lado a otro, con prisas, convirtiendo todo en obligaciones. No sé a dónde me lleva eso, ¿dónde está el tiempo para mí? Para pensar, para hacer lo que me apasiona, para sentirme bien conmigo misma y para no hacer nada. A veces necesito aburrirme para apreciar los buenos momentos y estar sola, porque me he cansado de tenerle miedo a la soledad. De vez en cuando está bien. Por eso cuando me voy a la cama es mi momento preferido del día.